Centro Educativo Cocoyoc | Actividades
Entrevista Alejandra Zayas
Celebración del Grito de Independencia | CEC Preescolar

Es para el Centro Educativo Cocoyoc un orgullo y también un privilegio contar entre nuestro personal docente con Alejandra Zayas, alumna egresada de este Colegio.

Ale ha incursionado en investigaciones diversas sobre el frijol como un importante ingrediente en la base alimenticia de México y otros países del mundo. Dejemos que ella nos cuente su trayectoria profesional y sus experiencias en el campo de la ciencia:  

Mi nombre es Alejandra Zayas, soy egresada de la generación 2005 del CEC, estudié la Licenciatura en Ciencias Genómicas, y el Doctorado en Ciencias Biomédicas, ambos en la UNAM, y, desde hace once años, combino la investigación con la labor docente. Actualmente soy profesora en el área de Ciencias Biológicas y Físico - Matemáticas en Bachillerato en el Colegio.

Descríbenos, por favor, en qué consistió tu investigación

Durante el Doctorado, el cual realicé en el Instituto de Biotecnología de la UNAM, desarrollé proyectos relacionados con la planta de frijol, la cual es muy importante en el mundo por aportar como alimento una gran cantidad de proteína a un porcentaje importante de la población mundial. Actualmente, vivimos un escenario real de cambio climático ante el cual diversas organizaciones están apoyando la investigación para analizar cómo se ven afectados los cultivos importantes en la alimentación, como el arroz y el frijol.

¿Cuál fue el tema abordado en el proyecto presentado ante la FAO y la IAEA?

El trabajo que desarrollé durante mi posgrado fue parte del proyecto “Adaptación de cultivos al cambio climático: estrés por altas temperaturas en áreas de sequía”, financiado por la Organización de las Naciones Unidas Para la Alimentación (FAO) y la Agencia Internacional Atómica de Energía (IAEA), organización del Sistema de la ONU, la cual trabaja en favor de la seguridad alimentaria.

Investigamos un proceso que desde nuestro México prehispánico se ha aprovechado en los cultivos: la interacción de bacterias del género Rhizobium con las raíces de frijol para fijar el nitrógeno atmosférico.

Una de las razones por las que el frijol se siembra junto al maíz y la calabaza –la famosa milpa–, es porque puede aprovechar mejor los nutrientes del suelo. El nitrógeno es un elemento que mantiene verdes a las plantas, sin embargo, de manera natural, no es fácil para ellas tomarlo directamente de la atmósfera o el suelo.

Una forma para obtener el nitrógeno es a través de compuestos como el nitrato o nitrito presentes en fertilizantes nitrogenados. El inconveniente es que esto es altamente contaminante.

Por otra parte, de forma natural existen algunas plantas leguminosas (frijol, lentejas, habas, entre otras) que pueden tomar ese nitrógeno gracias a la interacción de las bacterias del género Rhizobium.

¿Cuál fue la conclusión a la que llegaron después de analizar los diferentes procesos de la investigación?

En esta investigación observamos y medimos cómo las altas temperaturas pueden afectar el proceso de fijación de nitrógeno en las plantas del frijol común, el que nos comemos, pero no afectan al frijol silvestre (lo puedes conocer durante este mes si caminas por el Boulevard, en la zona de columpios del Fraccionamiento. Somos privilegiados, tenemos muchísimos en esa zona, y hasta algunas especies poco comunes).

Esto es muy importante porque ahora buscamos entender a nivel de sus genes que se prenden y apagan, por qué uno resiste y el otro no, e intentar cruzas adecuadas para obtener un frijol comestible y cuya fijación de nitrógeno sea resistente a las altas temperaturas. Aún hay mucho por investigar de este tema.

¿Qué aportes tuvo esta importante investigación para ti?

Colaborar en este proyecto ha sido la mejor experiencia de mi vida hasta el momento ya que pude compartir e intercambiar las ideas y trabajo con al menos quince investigadores de diversos países: Cuba, China, Senegal, Australia, Pakistán, Tailandia, Zimbawe, España, Colombia e Inglaterra.

Este trabajo me permitió viajar dos veces a Viena, a las oficinas de la IAEA en la ONU, un lugar maravilloso tanto en ambiente laboral internacional como por la belleza y cultura del lugar.

También fuimos anfitriones del grupo en México, y tuvimos la fortuna de compartir un pedacito de nuestra ciencia, país y costumbres con el grupo de investigadores.

¿Existe alguna difusión de tu investigación?

Finalmente, este proyecto se cerró en este 2021 con la publicación de nuestros artículos de investigación en un número especial de la revista internacional Australian Journal of Crop Science.

¿Qué sigue para ti después de haber finalizado este proyecto del frijol?

Después del posgrado he seguido colaborando en otras investigaciones relacionadas con la genómica de enfermedades pulmonares y del lupus, así como en diversos proyectos de divulgación científica y educación. Me gustaría continuar mi carrera de investigación realizando un posdoctorado en investigación educativa relacionada con la genómica, porque considero que es un área con un gran potencial de desarrollo presente y futuro. Muchas felicidades Ale por haber obtenido este importante reconocimiento a tu valiosa investigación. Gracias por compartirnos tus experiencias.

Centro Educativo Cocoyoc

Teléfono: 735 35609 44

}

Horario de atención: Lunes, martes y miércoles de 9:00 a.m. a 12:30 p.m.

Xochicalco y Monte Albán 98 | Lomas de Cocoyoc, Morelos. 62840